27 marzo 2020

Glocal No. 5 | Compromiso por la innovación, Esrawe Studio

Héctor Esrawe, una mente visionaria que ve el movimiento como algo inherente a su vida, engalana la edición impresa de Glocal No. 5. Para él, la actitud y el hambre de búsqueda son características totalmente relevantes en una disciplina como el diseño que, en ocasiones, exige de una incansable tolerancia a la frustración.

Por: Redacción

Fotos: Cortesía

Invitar a Héctor Esrawe, además de respetarlo como uno de los talentos que han abierto el camino para las nuevas generaciones, era casi un reto: cada vez lo que entrevistaba, cambiaba de trabajo. Hoy no cambié de trabajo, hoy tuve la oportunidad de platicar con una mente visionaria que ve al movimiento como algo inherente a su vida, un personaje comprometido con su equipo, con la sociedad y con el momento histórico en que le correspondió vivir.

 

 

¿Cómo en México sobrevive un diseñador industrial siendo que la industria del mueble casi no apuesta por el diseño industrial?

No acoto la acción de diseñar simplemente a mobiliario; en sí el diseño es como un proceso vivo. Soy diseñador industrial, pero tengo preferencia por interiores o por mobiliario. Sin embargo, cada día se presentan proyectos diferentes como cuando se me acercó Michael Kramer de Nouvel Studio para hacer vidrio; hemos lanzado productos que integran la alianza de branding como Cielito Querido Café… todos ellos son clientes que ven en el diseño una posibilidad de ser diferentes y de destacar de alguna forma.

 

Yo no estoy seguro de que no haya industria. Mi pregunta sería más bien si existe la difusión correcta. En ocasiones las carencias que tiene México es por la poca o nula difusión y gestión por parte de autoridades o de instituciones, no pretendo decir que exista una estructura de gobierno que facilite la vida a los diseñadores, simplemente que apoye a la industria en crecer sus capacidades a través del diseño.

 

Y en ese sentido, tú como promotor y generador de la cultura de diseño en México ¿qué es lo que sientes que ha cambiado de unos años para acá?

 

Obviamente hay un interés de los medios nacionales como internacionales por el diseño mexicano. Ha habido muchas nominaciones para el diseño mexicano en muchas partes del mundo. Nosotros fuimos nominados por el Bar & Restaurant de Londres, la mesa Field, las bancas Cien pies, lo que ha pasado con NEL, lo que pasó con Pirwi, lo que pasa con Emiliano Godoy… cada día hay más material del cual hablar.

 

Mencionas a Nel y Pirwi, ¿cómo es tu experiencia con cada uno de ellos y porqué colaboras con ellos?

Bueno, definitivamente para mí la colaboración es el eje de mi despacho. Por la puerta del estudio pasan arquitectos como Michel Rojkind, Tatiana Bilbao, At103, Emiliano Godoy, Alejandro Castro o Cecilia León de la Barra; creo en la idea de sumar y de hacer a un lado el protagonismo entendiendo que un mejor proyecto se da a partir de la unión de talentos. Por ejemplo, la alianza con Nacho Cadena para branding, ha sido muy relevante, ha detonado las posibilidades del estudio, hemos sido mucho más contundentes, mucho más certeros.

 

¿Desde cuándo comienza la colaboración
y cómo es el proceso de trabajo?

 

La colaboración se da tanto afuera del estudio como internamente. En la mesa de trabajo hay discusiones sobre cada proyecto, estoy vinculado en todos los procesos de todos los proyectos, tengo puntos de contacto que me permiten ver cada detalle; no somos un estudio que tiene una fórmula y la adecúa una cosa a la otra; te puedo decir que a veces pasa un mes sin que hayamos dibujado. Tratamos primero de darle nombre y personalidad al proyecto, de entender a fondo lo que es y lo demás pasa de forma natural.

 

¿La tecnología ha cambiado tu proceso?

Totalmente. El láser con el que hacemos las maquetas me ha permitido de forma muy ágil tener distintas referencias de cosas a las que me quiero acercar, que de otra forma hubieran sido muy intuitivas o hubieran estado limitadas a tiempo y recursos. Pero de ninguna forma te diría que yo diseño a partir de la tecnología, y eso es importante porque hay un proceso de maduración de muchas tecnologías que están ‘escupiendo’ procesos torpes y que tienen que ir madurando.

 

¿Qué material te ha sorprendido?

El printing de 3D. No he tenido tanto acercamiento a él, pero es algo que me seduce y que, como muchas veces dice Rojkind, ‘el futuro se podrá imprimir’, y en sí hay una página web de unos diseñadores de un proceso rambom para hacer sillas, donde ellos resuelven por distintas variables la parte tridimensional de la silla y tú la trazas en la computadora generando un patrón de CAD que puedes mandar a imprimir a un CNC.

 

Encuentra el resto de la entrevista en: issuu.com/glocal_design




Edición 56
Archetonic: El entendimiento de un entorno y su pasión por el detalle | Especiales: Co-living, vivienda para nuevas generaciones; Baños y Cocinas y Especial Color | Su Espacio: Elizabeth Gómez Coello, viajes, arte, libros y plantas | Diseño + Ciudad: Escuela Jojutla, Alberto Kalach | Diseño + Empresa: Nike, entre el espacio y la tierra | Atelier Glocal: Entre porcelana y contemporaneidad | Residenciales: Casa Dos Cajueiros, Cueva Fotocatalítica-MM, Casa Ombra y Upper West Side Apartment