03 agosto 2018

Hablar diseño.

Mariana Loaiza nos explica en su columna ¿qué es hablar diseño? y ¿por qué es importante hablar otros idiomas?, profundizando en que la comunicación en el diseño es una herramienta poderosa y necesaria.

Por: Mariana Loaiza

Fotos: Cortesía

Nunca fui una persona que sufriera a la hora de ir a la escuela, por el contrario, siempre fui lo que algunos podrían considerar ñoña; disfrutaba ir a clases y me gustaba hacer la tarea en la tarde. A lo largo de los años pasé por diferentes instituciones educativas con distintos enfoques, y aunque hubo pocas clases que me hicieran sufrir, si que recuerdo una que me hizo pasar un muy mal rato durante un semestre.

No todos hablamos “diseño”.

Durante mi último año en la universidad tomé una clase de modelado 3D en Alias. Un programa de Autodesk tan complejo, que hasta la fecha es un misterio para mí cómo aprobé la materia sin saber hacer ni una sola superficie. Me enfrenté a una interfaz complicadísima, con comandos que no me hacían ningún tipo de sentido. Fue un idioma que no pude aprender en esos terribles 6 meses.

 

Me topé con un problema de comunicación brutal, que me hizo preguntarme si así se ve, o se siente el analfabetismo, digital en mi caso. Esa ansiedad de ver un símbolo y no tener idea de qué significa, el no poder comunicarte con el otro, sin importar si es una persona o una computadora. Pero el analfabetismo digital tal vez era el menos de mis problemas en mi etapa universitaria, el que debió de preocuparme más era el cultural.

 

Es sorprendente cómo podemos pasar 4 años en una institución de educación superior sin toparnos con una clase de historia, filosofía, ciencias o política. ¿No son acaso temas con la misma importancia que saber hacer renders o planos? Nos graduamos sabiendo manejar el lenguaje de diseño, pero parece ser que olvidamos los otros idiomas, los que hablan en el mundo para el que pretendemos diseñar cuando nos graduamos.

 

Claro, si vemos a los diseñadores como una pirámide, no podemos negar que en la base es necesario el entendimiento teórico y práctico especializado que se enseña en las universidades; conocimiento sobre planos, modelos 3D y lenguaje visual. Un estudio de diseño no va a contratar a alguien que no tenga las habilidades técnicas necesarias para realizar un juego de planos o hacer un modelo 3D, por más que sepa todo sobre arte o política. Pero teniendo las bases técnicas podemos empezar a construir sobre ellas.

 

Podrías pasar los primeros años de tu carrera profesional haciendo planos y renders, pero estoy segura que ningún diseñador quiere hacer eso el resto de su vida. Llegará un momento en el que para conseguir proyectos vas a tener que lidiar con clientes y personas que viven fuera del monitor de tu computadora, y tienes que ser lo suficientemente astuto para identificar y hablar el idioma de cada uno de ellos. Va a ser bastante incómoda tu comida de negocios con un posible inversionista si no sabes hablarle de lo que le importa, vender más. Seguramente la propuesta de mobiliario que hagas a un museo va a ser rechazada si no te tomas la molestia de pararte por ahí un fin de semana cuando menos y entender qué tipo de arte exhiben. Tu tampoco quisieras tener una conversación con alguien que no se tome el tiempo de escucharte.

 

Tampoco se trata de tratar de ser experto en todos los temas, eso es imposible, pero sí entender que no todos hablamos “diseño”, y estar dispuesto a hacer ese esfuerzo extra por comunicarte de manera clara con los demás, por que al final del día si no lo haces tú seguramente encontrarán a alguien más que sí esté dispuesto a hacerlo. Y si el sistema educativo no te provee con esas herramientas es tu responsabilidad encontrarlas. Busca amigos que no sean diseñadores y escúchalos, suscríbete a un par de revistas de ciencias o negocios, escucha un podcast de historia, visita un museo de vez en cuando. En fin, vivimos en una época donde la información está en todos lados, solo hay que saber encontrarla para poder proponer soluciones coherentes a problemas reales.

 

Es momento de preocuparnos por hablar el idioma del mundo, no sólo el de los diseñadores.

 




Edición 44
Arquitectura en Balance : Arditti + RDT Arquitectos, entrevista a Arturo y Jorge Arditti, Preview del Salone di Mobile Milano 2018, especial Baños con proyectos mexicanos, arquitectura residencial, Macrotendencias: Binomios Creativos.