19 octubre 2020

Un edificio de líneas limpias y sencillas: Academia de Música Camerino

La renovación de la Academia de Música Camerino, realizada por Alvisi Kirimoto Architects + Studio Harcome + Fundación Andrea Bocelli, resalta por su estructura de aspecto contemporáneo.

Por: Redacción

Fotos: Maggi Moreno

Este inmueble se ubica en el centro de Italia y es un proyecto apoyado por la Fundación Andrea Bocelli para reactivar la comunidad de Camerino, Italia, que fue una de las más afectadas por los eventos sísmicos de 2016.

 

El proyecto no sólo devuelve la Academia de Música local a la comunidad de Camerino, sino que también forma parte de muchas otras iniciativas culturales para darle a la ciudad universitaria una nueva identidad arquitectónica.

 

“La belleza de este proyecto es que es el resultado de un proceso creativo, en el que colaboraron el joven arquitecto Andrea Gianfelici del estudio Harcome, la Fundación Andrea Bocelli y la comunidad local, para crear un edificio único. La idea que guió el diseño fue crear un volumen que asombrara, no sólo de cerca sino también de lejos. La piel, impalpable, se inspira en el material de las nubes y da una mirada amplia hacia el cielo desde el interior. El auditorio, en cambio, es una caja perfecta, que funciona con energía como laboratorio de música”, explica el arquitecto Massimo Alvisi.

De líneas limpias y elegantes, el edificio –que se distribuye en dos niveles para un total de 700 m2– destaca por su piel etérea en paneles de chapa blanca con perforaciones de diferentes tamaños. Inspirado por la refracción y el dinamismo de las nubes, el volumen inclinado, tendido en la pendiente del suelo y sobre una cortina de vidrio marcada por pilares grises, se disuelve en el contexto.

 

La fachada norte, visible desde la calle y desde el jardín superior, presenta el volumen como una caja, con los paneles suspendidos a unas decenas de centímetros del suelo. Las dos elevaciones laterales, por otro lado, muestran la inclinación y pendiente del terreno. Hacia el sur, la piel que envuelve el volumen se interrumpe, dejando al descubierto la planta baja acristalada detrás de la cual se esconde el auditorio, con vistas al centro histórico de Camerino.

 

El dicromatismo de la fachada, ofrecido por el gris oscuro de la estructura exterior, las luminarias y el blanco del revestimiento de chapa, perfila un volumen elegante pero decidido, perfectamente integrado en el contexto y al mismo tiempo icónico en el horizonte de la ciudad. Un jardín sombreado y la plaza inferior constituyen nuevos espacios abiertos a disposición de toda la comunidad.

El diseño interior del auditorio, destinado a realzar el espacio a pesar de su tamaño modesto, se caracteriza por el uso dinámico de materiales. Por un lado, la madera de roble de las múltiples superficies y elementos que componen la estancia, como los paneles suspendidos con diferentes inclinaciones, lamas circulares, los paneles que emergen de la pared lateral, y un fondo totalmente revestido de madera y el escenario central con sus paneles giratorios; por otro, el hormigón, que delimita las principales superficies que forjan la estructura, desde el suelo de gres hasta la pared trasera hacia el vestíbulo, y desde la planta superior expuesta a los elementos estructurales. La platea de 180 asientos se distribuye en tres sectores, mientras que en la zona lateral, el camino de los artistas se inserta entre los paneles de madera de la pared y las tiras de altura completa, que –como los tubos de un órgano– dan ritmo al espacio, alternando entre lleno y vacío.

 

La pared trasera, totalmente transparente, conecta el auditorio directamente con el vestíbulo, ampliando la percepción del espacio. En el vestíbulo se destacan lamas rectangulares de madera desde la pared del fondo hasta el falso techo, que se inclina hacia la fachada de entrada, siguiendo la tensión definida por la posición del volumen creado por la piel blanca exterior.

 

Para conectar el edificio verticalmente, además del ascensor, una escalera de resina naranja aporta gran vivacidad y energía al entorno. Una nota de color vigoroso que también se expande hacia arriba, desde el piso del espacio colectivo hasta las puertas de acceso a las aulas y hacia una de las paredes internas de las mismas.

 

En las aulas, además del mobiliario e instrumentos musicales necesarios, los espejos y paneles de madera invitan a los alumnos a personalizarlos con partituras o composiciones musicales. Las dos aulas más grandes en los estudios de grabación de la casa trasera y lecciones-conciertos de música electrónica. A diferencia de sus contrapartes, son de color gris oscuro y tienen paneles especiales de madera microperforados en las paredes que optimizan su rendimiento acústico.

 

alvisikirimoto.it

harcome.com

 



Design Films


Edición 58
Décimo Aniversario Glocal Design Magazine | Premio Noldi Schreck In memoriam y en vida: Don Juan Sordo Madaleno y Javier Sordo Madaleno Bringas | Especial: 10 años de obras emblemáticas de la Arquitectura en México | Design House 2020 | Actuales: Table, Santomate; Host, Círculo Mexicano; Showroom, Prada Hideaway Londres | Autos: VW Nivus | Cromático: Comex Trends 2021 + Color del Año: Banquete | Luminaria: Midori, Claudina Flores | Diseño + Empresa: Balsa + Christian Vivanco