25 junio 2019

Comida callejera de autor: lamatilde presenta Antonino

La tradición napolitana se materializa en el nuevo restaurante del afamado chef Antonino Cannavacciuolo, un espacio de ambiente informal y refinado.

Por: Redacción

Fotos: Pepe fotografía

El estudio lamatilde, con base en Turín, Italia, fue el encargado de darle forma al nuevo espacio Antonino, donde un nuevo formato gastronómico, concebido por el chef homónimo, quien reinterpreta la comida callejera de forma gourmet, ofreciendo una cocina de autor para todos los gustos. El restaurante, que combina la venta de productos alimenticios y no alimenticios (libros de cocina, delantales y utensilios) seleccionados por el chef, ofrece una selección de gastronomía para el consumo inmediato, in situ y en movimiento.

 

De norte a sur, Italia es hogar de la comida callejera, lo que constituye una oportunidad para redescubrir el territorio y sus sabores más auténticos. En este sentido, lamatilde traduce la convivencia de la cocina local en arquitectura, partiendo de sus raíces más populares.

El plan de 144 m² está funcionalmente dividido en dos, con un área para la preparación de alimentos y otra para su venta y consumo. Los elementos arquitectónicos tienen una disposición tradicional, con el mostrador al centro. Para reforzar la perspectiva frontal, que realza estratégicamente los productos dispuestos a lo largo de las líneas de escape, están los dos accesos laterales a las áreas de servicio. A lo largo de las paredes laterales, una estructura con toldos hechos de paneles espejados, constituye el último elemento de la plaza Antonino: un espacio que evoca la sucesión de carpas de los puestos de un mercado imaginario.

El proyecto ha sido cuidadosamente adaptado en todos sus aspectos, desde el mobiliario, la carpintería y la textura y los colores de los mostradores que fueron recubiertos con una pasta a base de cemento creada ad-hoc, con agregados elegidos según la paleta de la marca Antonino, que le dan al espacio un toque artesanal y un encanto retro. Además, lamatilde se encargó de las ilustraciones que inmortalizan los momentos del día relacionados con las comidas; el embalaje irreverente que anima los productos, burlándose de los más coloridos refranes napolitanos e imitando el bullicio del mercado, hasta los patrones de papel pintado, hechos con tenedores, batidores y cuchillos como pinceles. El logo de Antonino fue hecho por Il letterista, quien impregnó de un estilo vintage a las cursivas vernáculas. La ropa de trabajo fue diseñada por Batna, quienes le dieron un caracter contemporáneo.

El estudio retomó el concepto de la comida callejera como factor de identidad cultural siendo la protagonista del proyecto, la identidad de marca y de todas las fases de producción, venta y consumo de las creaciones del chef.

 

matilde.it




Edición 51
En nuestra portada para suscriptores: 'Espacios, no formas': Augusto Quijano, presentado por Guardian Glass | Portada Macrotendencias: Glocal Milán | Lo mejor del Salone del Mobile y Fuori Salone 2019 | Especial uso del mármol | Entrevistas: Patrizia Moroso, Masquespacio, Inga Sempé, Matthew Day Jackson, Patricia Urquiola y Formafantasma.