18 mayo 2012

Charroux

Jorge Eduardo Morales
Fotos cortesía Comac y Julien Combes
Charroux es un pueblo del siglo XVII y parte del patrimonio de los pueblos más bellos de Francia. Es una antigua ciudad fortifica[…]

Jorge Eduardo Morales Fotos cortesía Comac y Julien Combes Charroux es un pueblo del siglo XVII y parte del patrimonio de los pueblos más bellos de Francia. Es una antigua ciudad fortificada, punto destacado del comercio medieval durante la época de los Duques du Bourbonnais. Hoy en día, se ha mitificado como un pueblo que se parece a un museo congelado, donde el tiempo parece haberse detenido. Es ahí donde una reunión, un proyecto, un granero del siglo XVII y la intención de renovar el lugar, comparten la pasión a lo largo de un restaurante que combina lo más destacado del país y el patrimonio cultural. Reestructurar el granero de Charroux en un restaurante significó, sobre todo, preservar el ambiente histórico del lugar, el respeto a lo que ya existe y dejar que se viva como propio. El granero está hecho de paredes de piedra tradicionales, además de que tres aperturas con frente al norte, el piso de arcilla, y un esqueleto completo con sus azulejos originales que se recuperaron. En la parte sur, se ubica un jardín que da a una calle frente al ayuntamiento. Un marco repleto de historia. También se crearon salidas en el frente sur, invitando a la luz, que se extiende el interior hacia el jardín. Durante este proceso, fue parte del proyecto enfrentarse con el punto de vista conservador de la imposición patrimonial, y convencer a las autoridades locales y federales francesas que la luz que entraría por las nuevos accesos no dañaría la piedra. Con una actitud humilde y respetuosa, el despacho francés Comac (François Jaubert y Bastien Beguier) se liberó de las paredes y del esqueleto con el objetivo de interferir con modestia en el espacio. Dos cuerpos, la cocina y el comedor, hechas de soportes de madera, están aislados, fuertemente reforzados y recubiertos con madera contrachapada que se enfrentan entre sí.Puestas sobre una cubierta de madera y conectando el interior con el exterior, las aberturas de los volúmenes extienden las diferentes perforaciones del establo dejando que el terreno se prolongue desde el restaurante hacia la terraza. Ésta es la única intervención visible que se puede ver desde la calle. www.comac.ac




Edición 64
¡GLOCAL estrena revista digital! Con la calidad de siempre, preparamos para ti una edición muy especial: el Premio Noldi Schreck 2021. En este número, SIN COSTO por introducción, descubrirás a los ganadores de las distintas categorías y conocerás la selección del editor, que consta de más de 80 proyectos; todos ellos, destacados en arquitectura, diseño e interiorismo.