12 marzo 2018

William Perkin, el joven que descubrió el tinte púrpura

Perkin es conocido por el desarrollo de los primeros tintes sintéticos y pionero de la industria química. Para celebrar su hallazgo del tinte púrpura, Google lo homenajea con un doodle en el aniversario de su natalicio.

Por: Fotos: Cortesía

Para William Henry Perkin, un joven británico con gusto por la química, el hallazgo del tinte púrpura fue una casualidad, como lo han sido muchos descubrimientos a lo largo de la historia. A los 18 años creo el primer colorante sintético en la historia con la anilina morada. El color púrpura se disparó en ventas sobre todo en el ámbito de la moda, pero no era un color que estuviera al alcance de cualquiera por su alto costo.

Este año, Google decidió homenajearlo en el aniversario 180 de su natalicio con un colorido doodle, donde se muestra a un grupo de personas buscando teñir sus prendas de color morado.

William Henry Perkin nació en Londres un 12 de marzo de 1838. Fue el séptimo hijo de un carpintero pero se educó en colegios privados Desde pequeño siempre tuvo una gran atracción por los experimentos y dicho pasatiempo lo llevó a ingresar a los 15 años en el Real Colegio de Química de Londres. Ya a los 17 años era asistente en el laboratorio de un eminente científico.

Fue a los 18 años cuando a William le fue asignada la tarea de sintetizar la quinina, una sustancia de la corteza del árbol de quina que es útil para tratar la malaria, una enfermedad muy frecuente en el siglo XIX. Buscando la forma de hacerlo, Perkin se encontró con una sustancia que no se diluía del todo y que al contrario pintaban sus matraces y recipientes.

En lugar de desechar esa sustancia pensó que podría darle forma a un colorante. Finalmente perfeccionó ese resultado y surgió el primer colorante sintético, la anilina morada, que en su honor fue bautizada Malva de Perkin.

Ese fue el principio para que el joven químico se dedicara de lleno a la investigación de colorantes tintas y pinturas. Junto a su padre y su hermano, fundó una fabrica de tintes, produciendo su tinte en color morado que siempre había sido difícil de lograr de forma natural.

Perkin se convirtió en empresario de éxito. El color púrpura, que desde antiguo simbolizaba la realeza, tuvo una gran acogida al pasar a ser accesible para todo el mundo, de tal forma que a los 21 años William ya era millonario. Incluso hasta la reina Victoria usó un vestido teñido de color malva para la Exposición Real de 1862.

Desde ese momento se abrió un abanico de opciones para lograr colores más variados y más baratos sin tener que recurrir a fuentes naturales para lograrlos. A lo largo de su vida, William Henry Perkin desarrolló una gran variedad de tintes sintéticos y fue reconocido por su aportación a los colores en los tejidos, mismos que siguen perfeccionándose y utilizándose hasta la fecha.

Al final Perkin no sintetizó la quinina como era su propósito cuando era joven y hubo que esperar al año 1944 para que otro par de científicos lo lograran exitosamente.




Edición 44
Arquitectura en Balance : Arditti + RDT Arquitectos, entrevista a Arturo y Jorge Arditti, Preview del Salone di Mobile Milano 2018, especial Baños con proyectos mexicanos, arquitectura residencial, Macrotendencias: Binomios Creativos.