04 septiembre 2018

Talento Local | Anna Lebrija

Apasionados por lo que implica el proceso de fabricación de cerámica, Ana y su equipo siguen cada paso del proceso, desde un boceto conceptual hasta la selección del material y la fabricación final del producto cerámico.

Por: Redacción

Fotos: Cortesía

Nuestro objetivo es fabricar productos de larga duración con un valor atemporal. Producimos principalmente pequeñas ediciones por lotes listas para ser enviadas en cualquier momento, pero también hemos disfrutado trabajando en proyectos de mayor escala para compañías que comparten nuestra visión. Esperamos que disfrutes de nuestra cerámica tanto como nos encanta hacerlos para ti.

 

Diseñadora industrial y ceramista, Anna Lebrija elabora productos cerámicos artesanales únicos utilizando materiales cuidadosamente seleccionados con métodos de producción a pequeña escala. Fundadora y CEO de su marca homónima nos cuenta sobre su pasión por la cerámica, sus proyectos, experiencias personales y profesionales utilizando este material.

¿Por qué decidiste estudiar Diseño Industrial? ¿En dónde lo estudiaste?

 

Soy egresada del Tecnológico de Monterrey. Decidí estudiar Diseño Industrial porque quería entender todo el proceso para aterrizar mis ideas en la realidad; desde hacer el boceto hasta elegir los materiales y las técnicas para fabricarlas.

 

Siempre me dio mucha curiosidad la relación que tenemos con los objetos que elegimos para el uso cotidiano. Creo que es una relación que tiene que ver con el color, la forma, la textura, el tamaño, e incluso, el peso. Estudiar Diseño Industrial te permite tener una noción de todos estos factores, y lo combiné con mi gusto por la cerámica.

¿Cómo empezaste a trabajar con cerámica?

 

Mi primer contacto con la cerámica fue durante la universidad y me gustó tanto trabajar con el material, que cuando me gradué, decidí profundizar con una segunda carrera. La cerámica es un material increíble porque puedes hacer un sinfín de objetos para distintos usos.

Seguro te han pasado cosas buenas y no tan buenas con alguna quema. ¿Nos puedes contar alguna experiencia memorable?

 

¡Uy, un montón! Definitivamente, la cerámica te va enseñando cosas nuevas en cada quema. Al principio, cuando estaba experimentando fórmulas para crear mi propia pasta, me encontraba con las piezas derretidas en el horno y otras con el esmalte burbujeado; o de pronto, solo una pieza salía perfecta y las demás, deformes.

 

Me tomó unos meses llegar a la fórmula correcta y con el tiempo, he aprendido a perfeccionarla. Es un material un poco caprichoso y es importante entenderlo, darle su espacio para secar, el tiempo adecuado de cocción y saber aplicar el esmalte para no dejar tus huellas.

¿En qué te inspiraste para hacer tus infusores de té?

 

Soy adicta al té y al café. Lo que más me gusta es los aromas que desprenden los granos y hierbas, y el sabor tan específico de cada combinación. Son bebidas que puedes tomar solo o acompañado, y yo quería crear una experiencia alrededor de este momento.

¿Estás desarrollando algún nuevo proyecto ahora mismo? Si sí, ¿de qué se trata?

 

Sí, por ahora, los planes de Anna Lebrija son extender la línea para café y té con nuevos elementos para el hogar. Por supuesto, los mantendré al tanto.

De los ceramistas que conoces, ¿admiras el trabajo de alguien?

 

¡Claro! Admiro el trabajo de grandes ceramistas como Hideaki Miyamura, que tiene una gran habilidad para crear esmaltes. También me encanta el trabajo de José Mariscal, Bridget Bodenham y John Tilton, a quien tuve oportunidad de conocer en persona en febrero de este año en una reunión de ceramistas en Miami.

Entre tus actividades, ¿diseñas otro tipo de cosas de otros materiales?

 

Por el momento, estoy cien por ciento enfocada en la cerámica, pero me encantaría probar con madera o vidrio.

Si pudieras darle un consejo a alguien que apenas va empezando a trabajar con cerámica, ¿cuál sería?

 

Con la cerámica, la palabra clave es la paciencia. Es un material apasionante y la mayor parte del tiempo, debes dejar de querer controlar el proceso y fluir para permitir que la cerámica se exprese por sí misma. Tener una buena técnica es importante, pero no lo es todo. Darle vida a las piezas que imaginas tiene mucho que ver con meses de experimentación y dejar que éstas te sorprendan al abrir el horno para admirar el resultado final.

 

annalebrija.com




Edición 47
Enfoque: Patricia Urquiola, Salón Macrotendencias 1a edición, 10 años de Design House y Macrotendencias: contexturas Serrano Monjaraz.