09 mayo 2017

Residencial | Casa Frontera 12 de Miguel de la Torre Arquitectos

Casa Frontera 12 crea un lenguaje que une las diversas épocas de la casa y se adapta a las necesidades del cliente.

Por: Fotografía Cortesía Miguel de la Torre Arquitectos

Por GLOCAL

El reto más difícil de este proyecto fue “crear un lenguaje que uniera las épocas de la casa y que se adaptara a las necesidades del cliente, quien solicitó que se conservaran los detalles significativos de la casa”, dice Miguel de la Torre, fundador del despacho de arquitectos.

Uno de esos detalles es el vestíbulo, actualmente concebido como una pieza funcional y museográfica de la casa. A ello se sumó un segundo reto: recuperar la fachada, cuyas celosías, producto de una antigua intervención del arquitecto mexicano Manuel Parra, se encontraban casi perdidas por la falta de mantenimiento.

De este modo, tomando en cuenta ambos puntos importantes, el equipo de Miguel de la Torre Arquitectos llevó a cabo un esquema denominado de “L” que permitió abrir la casa hacia el jardín y hacia el sur. La restauración e intervención de este permitió definir claramente la ubicación de los espacios que albergan en la casa. En la planta baja está el estudio y el comedor, entre los que se formó un patio contemplativo con un jardín acuático que divide lo antiguo y lo nuevo; la estancia, ahora con doble altura y grandes ventanales; la cocina y las áreas de servicio.

Pasamos al primer nivel de Casa Frontera. Aquí se encuentran las áreas privadas como la recámara principal, área de tareas, cuarto de tv, un patio a modo de huerto y dos recámaras más. Nuevamente el patio es parte fundamental del diseño, pues separa la recámara principal del resto de las habitaciones, otorgando así mayor privacidad.

El segundo nivel fue dedicado a las visitas, quienes al llegar a la casa tendrán total privacidad gracias a que la habitación cuenta con patio propio y se convierte en algo más que una simple recámara, en un área de estar.

Tanto para el diseño interior de esta como para el de los demás espacios, se utilizaron los siguientes materiales: concreto enduelado aparente, madera ya existente y madera de nogal. Por otro lado, para los baños de la casa se usaron placas de mármol blanco para ofrecer la sensación de pureza y lograr una visión del espacio más amplia. Y finalmente, para la cancelería, el material elegido fue aluminio negro anodizado.

“Los alcances de este proyecto no incluyeron el mobiliario de la casa, a excepción de la cocina que, desde su planeación, se pensó como una isla donde se desarrollaran todas las actividades que conlleva” en un ambiente relajado, menos formal, cuenta Miguel de la Torre.




Edición 44
Arquitectura en Balance : Arditti + RDT Arquitectos, entrevista a Arturo y Jorge Arditti, Preview del Salone di Mobile Milano 2018, especial Baños con proyectos mexicanos, arquitectura residencial, Macrotendencias: Binomios Creativos.