22 marzo 2018

Plataforma de Dialización Oceánica | Cristian Ehrmantraut

La plataforma es un prototipo de estructura flotante que filtra las aguas del océano absorbiendo y tratando los residuos de plástico flotantes en la superficie.

Por: Fotos: Cortesía

Con el objetivo de crear conciencia y una cultura de lo desechable, principalmente sobre el plástico, el arquitecto chileno Cristian Ehrmantraut crea una plataforma tetraédrica de dialización oceánica. Ubicada a 4 km de las costas de la Isla de Pascua, la plataforma permite la recuperación del
medio ambiente además de la producción de su propia energía y alimento.

El plástico surgió para mejorar nuestra calidad de vida pero nunca se pensaron en las consecuencias, sobre todo tomando en cuenta el poco tiempo de vida que tiene el plástico en nuestras manos. Una botella de agua está con nosotros sólo unas horas, después la tiramos a la basura y ya no sabemos en donde termina. Al final, gran parte de ese desperdicio termina por matar y destruir de manera silenciosa toda la biodiversidad que habita en los océanos alrededor del mundo.

“El plástico es un material extremadamente durable, biodegradable en 500 años, pero diseñado para un uso de 5 minutos promedio. ¿Dónde va a parar esta gran masa de basura? A los océanos, matando y destruyendo de manera silenciosa, incluso a nosotros”, comenta Ehrmantraut.

En la actualidad existen seis mega-vórtices de plástico flotantes, cinco entre continentes y un sexto cerca del ártico, siendo el más grande el del Pacífico Norte, con un tamaño similar al del territorio de Brasil con 8.5 millones de km² y un espesor de 10 metros. Mientras que en el centro del vórtice del Pacífico Sur se encuentra Rapa Nui en donde se ubican toneladas de micro-basura plástica llega en cada ola, lo que la convierte en un lugar estratégico para comenzar la limpieza global de océanos.

Para limpiar todo ese plástico y atraerlo a la plataforma se
diseñó un sistema modular de barreras ondulantes, que utilizan el oleaje para
separar lo vivo de lo inerte al mismo tiempo que produce energía, éstas pueden
replicarse por la longitud que se necesite, ya que deja el libre paso de peces,
embarcaciones, etc., y así necesitar sólo una plataforma cada varios kilómetros
lineales, esto principalmente debido a los colosales tamaños de las corrientes
oceánicas.

Gracias a que el océano se mantiene en constaste movimiento, no es necesario que la plataforma se desplace. Esto significa que eventualmente, toda el agua va a pasar por la misma zona, por lo que la disposición de una serie de plataformas trabajando en conjunto, lograrán abarcar cientos de kilómetros lineales, una buena manera de comenzar a arreglar el desastre ecológico que ha crecido día a día.




Edición 64
¡GLOCAL estrena revista digital! Con la calidad de siempre, preparamos para ti una edición muy especial: el Premio Noldi Schreck 2021. En este número, SIN COSTO por introducción, descubrirás a los ganadores de las distintas categorías y conocerás la selección del editor, que consta de más de 80 proyectos; todos ellos, destacados en arquitectura, diseño e interiorismo.