28 febrero 2020

PEMEX: Una especie de vacío

Nacionalismos y estética del Estado. Marcos Betanzos aborda, en su columna, el sutil cambio en el paisaje urbano provocado por la entrada de la iniciativa privada al negocio petrolero en México.

Por: Marcos Betanzos

Fotos: Marcos Betanzos

Originalmente diseñadas y construidas bajo lineamientos dictados por la iniciativa privada o por propietarios particulares, estas estaciones de servicio condensan un largo proceso de traducción tipológica para descifrarse y consolidarse –a través de variaciones programáticas y formales- como un nuevo edificio en nuestras ciudades y las rutas de tránsito que las conectan. Esa diversidad que las hacía singulares desde su inicio como expendios de combustible concluyó con el impacto de la nacionalización del petróleo, y la creación de Petróleos Mexicanos (Petromex y después Pemex) en el diseño y estandarización resultante.

En ese proceso de homologación, su ubicuidad fue el vehículo para instrumentar una estética de Estado capaz de construir un símbolo de pertenencia, nacionalismo y progreso económico en la arquitectura más elemental. Esta serie retrata un momento previo a la desaparición de esa imagen homologada que desvanece también una parte de nuestro imaginario colectivo, el regreso a las particularidades en el diseño en manos de la iniciativa privada. El fin de un largo sueño nacionalista.

 

@mbetanzos

 




Edición 61
Uribe & Krayer: El carácter está en los detalles | Macrotendencias: Purismo local | Especial: El interior que nos construye | Materiales expuestos: Sencillez y versatilidad | Actuales: Table, Criollo; Host, Banyan Tree Mayakoba | Textil: Balmaceda Studio | Diseño + Ciudad: Estudio MMX | Cromático: Luis Humberto Muñoz | Materia Prima: Explosión Cítrica | Residenciales: Casa Estudio Chimalistac, Casa Neró y JD House