11 enero 2021

Pasado arquitectónico a través de la reutilización adaptativa: Moynihan Train Hall

Skidmore, Owings & Merrill (SOM) celebra la apertura del nuevo Daniel Patrick Moynihan Train Hall en la Ciudad de Nueva York. Uno de los proyectos cívicos más importantes realizados ultimamente, ya que transforma la forma en la que millones de personas interactúan en una de las ciudades más grandes del mundo.

Por: Redacción

Fotos: Lucas Blair Simpson

Moynihan Train Hall es el proyecto de ampliación para el complejo de la estación de Pennsylvania con un eje ferroviario de 486,000 m2 en el emblemático edificio de la oficina de correos James A. Farley.

 

Situado al otro lado de la estación Penn, entre las avenidas Octava y Novena y las calles West 31st y 33rd, Moynihan Train Hall revierte la experiencia oscura y superpoblada que tantos viajeros han soportado durante décadas, ya que éste trae luz a las explanadas. Por primera vez en más de 50 años, aumenta el espacio total de la explanada en un 50% y restaura la grandeza que se perdió con la demolición de la Penn Station original hace medio siglo.

“Este es un momento increíblemente importante en la historia de la ciudad de Nueva York”, dijo Colin Koop, socio de SOM. “Hemos diseñado un lugar que evoca la majestuosidad de la Penn Station original, al mismo tiempo que sirve como una solución práctica a los problemas que los viajeros hacia y desde Nueva York han soportado durante demasiado tiempo. Al conectarnos con nuestro pasado arquitectónico a través de la reutilización adaptativa del edificio de la oficina de Farley Post, estamos dando nueva vida a Nueva York y recreando una experiencia que nadie ha tenido aquí en décadas “.

 

La nueva sala de trenes, ubicada en la antigua sala de clasificación de correo de 31,000 m2, está diseñada con un tragaluz espectacular que atraviesa todo el espacio, al igual que lo hizo la Penn Station original en 1910. El tragaluz está organizado en cuatro bóvedas de catenaria. Para sostener la estructura, SOM descubrió las tres enormes armaduras de acero del edificio, que habían sido invisibles para los trabajadores postales hace un siglo, y decidió revelarlas como un punto focal importante del diseño. Con una estructura similar a una red, las cerchas atornilladas agregan una sensación adicional de ligereza a la sala del tren, estableciendo una apariencia y sensación modernas al tiempo que muestran la mano de obra del diseño neoclásico.

Cada una de las cuatro bóvedas catenarias está compuesta por más de 500 paneles de vidrio y acero que se unen para formar un efecto muaré. En los bordes de cada bóveda, los paneles se engrosan para soportar mayores cargas estructurales, mientras que en los vértices, que se extienden a 92 metros sobre el vestíbulo, la profundidad de los paneles se aclara para realzar el ambiente aireado del espacio. Las cerchas están equipadas con nuevos accesorios de iluminación para otorgar luz a la sala del tren por la noche.

 

som.com




Edición 60
LeNoir & Asoc: Sobriedad y templanza hecha edificio | Macrotendencias: Raw primario y preciosismo depurado | Premio Noldi Schreck 2020: Creatividad y arquitectura | Pisos y Porcelanatos: Realismo estético | Actuales: Table, Villa Azur; Host, Hotel Fiesta Americana SLP | Talento Nacional: Emma Gavaldón | Textil: Caralarga | Diseño + Tecnología: DAL–e, Hyundai Motor Group | Materia Prima: De donde nace la pieza del diseño | Residenciales: Casa Culiacán, Casa Kaleth, Hacienda Chicxulub, Casa Nómada, Casa Alpes y Casa Tres Cubiertas