23 diciembre 2020

Madera de teca, mármol y láminas negras: Herradura Uno por BulAu Arquitectos

Con un lenguaje exterior sobrio y sólido, y un diálogo con la vegetación de los jardines, este edificio –revestido con madera de teca– utiliza las escaleras y los barandales para jerarquizar los espacios.

Por: Redacción

Fotos: Marcos Betanzos, Héctor de la Peña

Herradura Uno –proyecto realizado por BulAu Arquitectos– se ubica en el municipio de Naucalpan dentro del Estado de México. El terreno trapezoidal es casi colindante con el Club de Golf Chapultepec y cuenta con un área de 1,100 m2. El punto de partida de este proyecto fue generar la mayor superficie verde posible. Por esta razón, la estrategia de diseño consistió en reducir el área de desplante para priorizar los jardines y crear un eje compositivo en dirección noroeste-sureste que divide el terreno y separa el conjunto en dos cuerpos.

 

Cada cuerpo cuenta con una planta rectangular de 12 x 22 metros que se abre al centro para poder acceder independientemente a cada vivienda.  El programa se desarrolla en tres niveles, más un semisótano, de esta forma se logra cumplir con todos los requerimientos solicitados en la menor huella posible. El desplante obtenido resultó menor al 50% de la superficie total del terreno.

Otra de las premisas del proyecto era la flexibilidad. Por ello, a cada casa se puede acceder de tres formas distintas. La principal es a través de una amplia escalinata compartida que sobresale por su tamaño y forma; el segundo acceso es por el estacionamiento, el cual se liga al semisótano para entrar por el medio nivel de la sala comedor, y el tercero es por el jardín, con lo que se evita el ingreso a los espacios íntimos de la casa. Además, se pensó en un esquema que tuviera la posibilidad de integrar un elevador si así lo requería el usuario.

 

El lenguaje hacia el exterior es sobrio y sólido, el concreto es el principal protagonista y busca crear un diálogo con la vegetación de los jardines. Las entradas se revistieron con madera de teca que también utilizamos en las escaleras y los barandales para jerarquizar los espacios. Además, en algunos vértices de la fachada se asoman otras texturas como el mármol Tepeji o las láminas negras de las macetas que dejan ver las intenciones de los interiores.

Cada vivienda está conformada por un espacio social, de altura y media, que se liga al mezzanine; un espacio flexible que puede convertirse en estudio, sala de TV o en una cuarta recámara, que cuenta con un baño completo. La sala comedor se une al jardín mediante una cancelería con la que se logró una apertura total al exterior. Las tres habitaciones se encuentran en la tercera planta, con acceso al roof garden. Además, la recámara principal tiene un amplio walk in closet.  Para complementar el programa, y debido a la limitante de altura, un semisótano aloja el área de servicios y un cuarto de usos múltiples.

 

Los interiores son cálidos, en los pisos y carpinterías se usan maderas de encino nacional, certificadas y de uso responsable. Las herrerías negras resueltas a partir de soleras y ángulos acompañan el núcleo central de las escaleras que conectan todos los niveles. Esta obra explora los límites y las posibilidades de generar espacios flexibles que se adapten a un usuario pero al mismo tiempo respondan a un conjunto.

 

bulau.info




Edición 60
LeNoir & Asoc: Sobriedad y templanza hecha edificio | Macrotendencias: Raw primario y preciosismo depurado | Premio Noldi Schreck 2020: Creatividad y arquitectura | Pisos y Porcelanatos: Realismo estético | Actuales: Table, Villa Azur; Host, Hotel Fiesta Americana SLP | Talento Nacional: Emma Gavaldón | Textil: Caralarga | Diseño + Tecnología: DAL–e, Hyundai Motor Group | Materia Prima: De donde nace la pieza del diseño | Residenciales: Casa Culiacán, Casa Kaleth, Hacienda Chicxulub, Casa Nómada, Casa Alpes y Casa Tres Cubiertas