10 marzo 2020

La voz de las mujeres en América Latina

Una misma voz, una misma exigencia: el derecho de las mujeres a vivir libres de violencia.

Por: Redacción

Fotos: Cortesía

Hace unos días, la Ciudad de México y distintos países en Latinoamérica fueron testigos de un hecho histórico. La marcha convocada por distintos colectivos feministas, creativos y mujeres en general tuvo una misma voz, una exigencia conjunta que resuena en cada uno de los rincones del continente: el derecho de las mujeres a vivir libres de violencia.

 

La exigencia no es un hecho aislado. Tan solo en 2019, los feminicidios registrados ascendieron a 2,173 y, para 2020, los datos arrojan que aproximadamente 10 mujeres son víctimas de feminicidio… AL DÍA. Estas son las bases en las que se gesta esta marcha, histórica por sus números: se estima que cerca de 80,000 mujeres marcharon el día 8 de marzo, solo en la Ciudad de México.

Fotografía: Cortesía Santiago Arau
@santiago_arau

Nuestras mujeres pues, están cansadas de los abusos, del acoso, de las brechas salariales, de la violencia, de la no libertad, de salir a la calle con miedo, de no regresar a casa. La voz de las mujeres exige igualdad, libertad, respeto, seguridad, un aborto libre y gratuito, entre muchos otros derechos básicos que se aglomeran bajo la consigna “Ni una más”.

 

Pero, ¿cuál es contexto histórico del Día Internacional de la Mujer?

 

En 1975, el Día Internacional de la Mujer fue formalizado, pero tiene sus antecedentes en los movimientos obreros de finales del siglo XIX y principios del siglo XX cuando las condiciones para la mujer eran aún más precarias: no existía el derecho al voto ni a la educación y, debido a los escasos servicios médicos dedicados a la mujer, la expectativa de vida era menor al hombre gracias al poco cuidado en la labor de parto.

 

Formalmente, el día 8 de marzo se estableció como el día más importante en el activismo femenino a raíz del movimiento organizado por las mujeres que trabajaban en la industria textil. Fue el 8 de marzo de 1857 cuando miles de mujeres marcharon en las calles de la ciudad de Nueva York exigiendo mejores condiciones laborales, esta fecha se considera como la principal referencia para la conmemoración del día.

 

Fotografía: Everett Historical

Sin embargo, el 25 de marzo de 1911, los ojos del mundo se volcaron hacia la necesidad de crear estrictas normas de seguridad y laborales para garantizar la protección de los trabajadores luego de que una colilla de cigarro arrojada dentro de un cesto lleno de tela provocara un incendio en la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist en el que murieron 123 mujeres y 23 hombres, casi todos inmigrantes. Las salidas de emergencia de la fábrica estaban cerradas para “evitar los robos”, debido a ello, ninguno de los trabajadores pudo abandonar la construcción.

 

Este lamentable hecho, ligado a la realización de la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas y la posterior aprobación –en 1945– del principio de igualdad entre mujeres y hombres, dio como resultado la disposición del 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer –1975–, iniciativa aprobada por la Organización de las Naciones Unidas.

Fotografía: Cortesía Santiago Arau
@santiago_arau

Dado el contexto histórico, el movimiento se visibiliza más nutrido. En América Latina países como Argentina, Colombia, Chile, El Salvador, Brasil y Ecuador se unieron a la demanda y, en México, los colectivos se organizaron en bloques, encabezados por los familiares de víctimas de feminicidio y seguidos por contingentes de madres acompañados de niños y niñas; grupos y organizaciones y, finalmente, el mayor grueso de personas que componían los grupos mixtos sin contingente.

 

La consigna es la misma. Sin importar edad, estrato económico, ocupación o creencia religiosa, las mujeres marcharon en contra de la violencia de género, la impunidad y las escasas políticas del gobierno para detener la creciente ola de feminicidios. Y esta acción no llegó aislada; el 9 de marzo se convocó al paro nacional de mujeres #UnDíaSinNosotras que planteó visibilizar las consecuencias no solo laborales, sino económicas de la ausencia de las mujeres de sus actividades cotidianas.

 

Como ya se mencionó, las acciones tomadas en Latinoamérica y particularmente en la República Mexicana no tienen precedentes, pero se espera que marque uno donde las mujeres sin miedo y alzando la voz recuperemos lo que siempre ha sido nuestro: el derecho a vivir sin miedo.

 

“Ya no estoy aceptando las cosas que no puedo cambiar. Estoy cambiando las cosas que no puedo aceptar”.

Angela Davis

Fotografía: Cortesía Santiago Arau
@santiago_arau
Fotografía: Cortesía Santiago Arau
@santiago_arau


Design Films

12 febrero 2019

Zsona MACO 2019

20 noviembre 2019

Tótem | Aldo Chaparro


Edición 56
Archetonic: El entendimiento de un entorno y su pasión por el detalle | Especiales: Co-living, vivienda para nuevas generaciones; Baños y Cocinas y Especial Color | Su Espacio: Elizabeth Gómez Coello, viajes, arte, libros y plantas | Diseño + Ciudad: Escuela Jojutla, Alberto Kalach | Diseño + Empresa: Nike, entre el espacio y la tierra | Atelier Glocal: Entre porcelana y contemporaneidad | Residenciales: Casa Dos Cajueiros, Cueva Fotocatalítica-MM, Casa Ombra y Upper West Side Apartment