16 abril 2021

Glocal 60 | Residencial: Hacienda Chicxulub

“Cuando veo la Hacienda Chicxulub siento paz y mucha serenidad porque el juego de los vientos sopla, el olor de la sal se exponencia y el sonido de las olas del mar relajan”. –Gustavo Carmona, fundador y director de Materia.

Por: Gressia Arévalo

Fotos: Jaime Navarro, Ricardo López

En el 2020, justo cuando la pandemia llegó a México, una familia de 42 integrantes logró disfrutar durante 5 meses de un espacio lleno de paz y serenidad, rodeado de naturaleza y abundantes recuerdos. 

 

Chicxulub es una zona costera que da continuidad a Progreso en Yucatán, Mérida, allí se encontraba una casa antigua de la década de los 50 que contenía muchos recuerdos familiares; la clienta solicitó la remodelación y ampliación. 

 

La casa tenía un estilo limpio que jugaba con la idea de un pórtico, una columnata y la losa horizontal, generando una vocación en común con el horizonte del mar. Originalmente esta residencia tenía 7 habitaciones que habían sido utilizadas por una familia de 7 hijos, pero con el paso del tiempo, la familia creció y se fueron incluyendo generaciones, por ello se necesitaba ampliar. 

 

El proyecto original consistía en la adición de 9 habitaciones, sin embargo, la antigua residencia ya contaba con un daño estructural tras diversos huracanes y la corrosión obligó a demoler la casa para ser remplaza por una totalmente nueva. 

Gracias a la entrega y pasión que tanto caracteriza al despacho de arquitectura Materia -responsables del proyecto- renace la historia de la dueña y maximiza los recuerdos y emociones que ahora comparte con su familia de 42 integrantes a través de la recreación de Hacienda Chicxulub. 

 

La construcción de la hacienda respetó en su totalidad el estilo de la casa original, buscando nuevos umbrales y una vivencia más prolongada del espacio exterior. 

 

Las habitaciones se distribuyeron de una forma en específico para que se pudiera crear un patio interior al centro tipo hacienda, que enmarca el cielo, provee una experiencia íntima y protege de los vientos del norte que golpean en invierno. 

 

La arquitectura se presenta a través de un lenguaje minimalista y con un delicado juego de volúmenes, vanos y superficies que dotan la sombra, mapean el tiempo y enmarcan vistas. La losa que caracterizaba a la casa original continua, así como también los ritmos de las columnas que generan pórticos que abrazan las terrazas de cada habitación, dotándolas de vistas privilegiadas al mar o a los jardines. 

 

Uno de los mayores restos para los creativos durante el proceso de construcción fue el presupuesto y el tiempo. El presupuesto con el que contaban para realizar todo el proyecto era muy limitado, sin embargo, las ganas de hacer a una familia feliz, era mayor, y gracias a la empatía, a los sentimientos y a la pasión que se le entregó al proyecto es que se logró terminar. El tiempo juega un papel muy importante, ya que, justo cuando inició la pandemia de Covid-19 el proyecto concluía, por tanto, para los arquitectos era sumamente importante otorgar a los clientes ese refugio que muchas personas buscaron durante los primeros meses del confinamiento. 

 

Hacienda Chicxulub se presenta ante el visitante como un umbral que invita al descubrimiento y ante la playa como una línea que contesta al horizonte el océano. 

 

materiarq.com 




Edición 60
LeNoir & Asoc: Sobriedad y templanza hecha edificio | Macrotendencias: Raw primario y preciosismo depurado | Premio Noldi Schreck 2020: Creatividad y arquitectura | Pisos y Porcelanatos: Realismo estético | Actuales: Table, Villa Azur; Host, Hotel Fiesta Americana SLP | Talento Nacional: Emma Gavaldón | Textil: Caralarga | Diseño + Tecnología: DAL–e, Hyundai Motor Group | Materia Prima: De donde nace la pieza del diseño | Residenciales: Casa Culiacán, Casa Kaleth, Hacienda Chicxulub, Casa Nómada, Casa Alpes y Casa Tres Cubiertas