17 abril 2020

En tiempos de crisis: soluciones

PABELLÓN CO-19 es un prototipo de espacio médico ambulatorio itinerante para la atención de pacientes durante la epidemia del virus Covid 19, el cual se presenta como una solución alternativa para evitar la saturación en los hospitales.

Por: Redacción

Fotos: Cortesía BIOMAH/Raúl Huitrón Arquitectura

En exclusiva, el equipo editorial de Glocal Design Magazine platicó con el arquitecto Raúl Huitrón –fundador y director de BIOMAH/Raúl Huitrón Arquitectura– sobre la iniciativa y desarrollo de este pabellón que surge de la sensibilidad y preocupación, generados por el trabajo a distancia, el cuidado de nuestra gente y la energía propositiva por crear soluciones asequibles, funcionales y viables para afrontar la pandemia mundial.

 

Se trata de una estructura autosoportante de 105 m2 a base de elementos metálicos y membranas  de fibras de polietileno comprimido con propiedades higiénicas y de resistencia a la intemperie.  En caso de climas cálidos, se considera la aplicación de una “doble piel” de este material permitiendo un flujo de aire interior y mejorar su comportamiento térmico respecto a su resistencia a la ganancia de calor por el exterior. Además, aprovechando la curvatura de los arcos estructurales de su diseño, se pueden alojar en su interior algunas mangueras de tipo flexible para la inyección de gas desinfectante –ozono– en puntos estratégicos.

 

Cada módulo o pabellón tiene capacidad de 10 camas, además de un espacio de revisión médica; pueden interconectarse varios pabellones generando una “cadena” de atención.  Como se trata de un anteproyecto, la propuesta es revisar la ubicación de donde sea considerado para el desarrollo del proyecto ejecutivo (planos constructivos definitivos) de construcción.

¿Cómo surgió la idea de crear este prototipo?

Raúl Huitrón: Estaba leyendo algunas preocupaciones e inquietudes de diferentes autores en diversas partes del mundo; algunos desde el punto de vista filosófico, otros desde el ángulo científico, que es el más evidente, por la coyuntura que estamos viviendo en la búsqueda de una cura para COVID 19 y me pareció que nosotros desde nuestra trinchera deberíamos responder.

 

Así, en el seno de la oficina y estando a distancia empecé a realizar una serie de croquis que pudieran funcionar como soluciones alternativas para resolver los problemas que estamos viviendo en México y el mundo respecto de la insuficiencia de espacios hospitalarios e incapacidad para atender a los pacientes de COVID 19.

 

Me queda claro que no estamos en China y que aquí en México no se van a construir hospitales en una semana, por qué no pensar en un elemento que pueda ser fácil de construir y que sea tan adaptable a diferentes climas como a condiciones de resistencia, capacidad en las plataformas o en los terrenos.

 

De esas ideas, surgió la de crear un pabellón que pueda ser una estructura autosoportante en el sentido de que no requiera columnas y que así como ocurre al entrar en una catedral –sobre todo de la época gótica– se convirtiera en un espacio para generar bienestar emocional y espiritual y en donde particularmente habite la salud. Del trabajo en equipo surgieron varios ajustes como quitar las columnas y transmitir las cargas directamente al terreno, así como generar un cruce de arcos y simplificarlos.

 

Trazada la idea, de inmediato nos pusimos en contacto con nuestro estructurista para empezar a identificar cuál podría ser la cédula, el espesor de tubos de acero que pudieran permitir este proceso de curvatura para mantener nuestros criterios de diseño, al mismo tiempo de ver siempre la cercanía con nuestra tecnología y los materiales que analizamos día con día en el despacho.

 

¿Qué tan rápido se podría construir este pabellón y cuál sería su costo de construcción aproximado?

RH: Desde el principio procuramos generar un prototipo asequible y razonable, adecuado para lo que se requiere y que adquiera correctamente el término de ser un pabellón para la atención médica.

 

El proyecto no tiene fines de lucro, es una aportación que hace la iniciativa privada a través de un despacho de arquitectura que en este caso se trata de BIOMAH/Raúl Huitrón Arquitectura (biomah.com) con el apoyo de la comunidad internacional de facilitadores: Tom Tikkun Olam Makers (tomglobal.org).

 

El Pabellón CO-19 es un prototipo tecnológico de arquitectura que se suma a la necesidad urgente a lo largo de nuestro país. Lo presentamos para que pueda ser construido por la iniciativa privada y gobiernos.

 

El costo estimado para construir el pabellón se ha calculado entre 300-350 mil pesos cada módulo para 10 pacientes, en cuanto a suministro de material con la estructura metálica y también sumando la mano de obra de herrería, soldaduras, montaje etc. Por fuera del pabellón deberá colocarse una planta de emergencia para el suministro de energía de equipos, respiradores y luminarias.

 

El objetivo es hacer un llamado a instituciones públicas y privadas para sumarse a esta iniciativa y en conjunto hacer que suceda la realización de este tipo de pabellones, los cuales se podrían instalar junto a clínicas y hospitales existentes para ampliar su capacidad de atención.

 

Empresas, instituciones y particulares interesados en solicitar informes y en aportar para llevar a cabo este proyecto pueden comunicarse a la siguiente cuenta de correo electrónico:

Pabellon.co19@gmail.com

 

 



Design Films


Edición 57
GLR Arquitectos: La búsqueda del refinamiento | The New Normal, ser voz y eco | Ferias de diseño: adaptación con talento y creatividad | Actuales: Table, Tori Tori; Showroom, Casa Quieta; Host, Hotel Tepoztlán | Autos: Seat Ateca | Cromático: Lara Hnos. | Luminaria: Ula Light | Taller: Namuh | Diseño + Ciudad: Centro Cultural Mexiquense | Su Espacio: Rosa Agraz y Alejandro Solís, urbanidad entre calles empedradas | Residenciales: Casa MM, Casa Valle, Casa Bautista, Casa del Agua y Casa Cedros.