14 septiembre 2018

Programas de Desarrollo Social para principiantes

Nuestra experta en diseño y desarrollo social nos explica de manera sencilla cómo el diseño puede ser una herramienta para mejorar las propuestas inmersas en Programas de Desarrollo Social.

Por: Marina Peniche

Fotos: Marina Peniche

Para generar desarrollo social en México se implementan Programas de Desarrollo Social (PDS).

 

Hay muchas personas, instituciones y organizaciones que llevan a cabo distintas acciones en distintas escalas en el país implantando PDS; posteriormente hablaremos a detalle de estas organizaciones. En mi trayectoria he participado en distintos proyectos que involucran al sector público, privado y la sociedad civil. Para mi sorpresa, el diseño siempre ha sido un eslabón importante en estos programas. Aunque cada vez más los diseñadores nos abrimos espacios en campos “ajenos” al nuestro, en el mundo del desarrollo social en México nos hemos quedado al margen. Hacer colaboraciones con artesanos, donar diseños a comunidades vulnerables o participar en procesos de diseño comunitario son colaboraciones que han engrandecido el diseño mexicano llevándolo a pasarelas y museos de nivel internacional, nos ha enseñado la importancia del arte y las artesanías prehispánicas en el mundo del diseño latinoamericano (y global) y el valor de los procesos artesanales, lo “hecho a mano” y lo producido localmente. No obstante, podemos hacer más si pensamos que el resultado de la colaboración no es un diseño, sino la mejora en la calidad de vida de un sector vulnerable.

 

 

Han habido momentos donde el diseño nos ha demostrado que gracias al pensamiento y formación creativa que conlleva, así como su flexible estructura, se pueden generar metodologías en torno a éste, orientadas a resultados que no precisamente se materializan en objetos o espacios físicos. Así nació la metodología IDEO, el diseño estratégico, y el design thinking. Estos pensamientos han planteado el diseño como metodología, aplicable en casi cualquier campo, y como elemento de innovación en proyectos comerciales, con un enfoque en la experiencia del usuario. He encontrado muchos elementos cercanos entre este tipo de modelos y visiones de diseño y los PDS: se acercan al usuario, a las problemáticas y al contexto desde la empatía, cuentan con metodologías participativas y multidisciplinarias, integran la flexibilidad y espontaneidad como uno de los elementos centrales en los proyectos y entienden que los procesos son tan, o más, importante que los resultados.

 

En mi experiencia los diseñadores podemos aportar mucho más en los programas de desarrollo. Podemos diseñar estrategias participativas e incluyentes, mejorar procesos productivos, generar enfoques sustentables, encontrar eslabones perdidos en la cadena de vida de un producto, servicio, y/o proyecto, innovar en los procesos de monitoreo y evaluación, generar asociaciones nuevas a partir de las ya existentes para crear nuevas estrategias, metodologías y herramientas, entre otras acciones de distintas escalas. Para poder empezar a involucrarnos en el diseño de los PDS del país, y en mi experiencia seguir aportando e innovando estos programas, es importante que como comunidad no sólo sepamos qué es desarrollo, sino también cuál es el instrumento para ejercerlo en México y qué elementos lo componen. Por eso aunque sea muy difícil tratar de resumir un PDS en una columna bimestral de diseño, explicaré de manera general qué es y qué elementos lo componen.

 

Un PDS es un compuesto de estrategias que plantea acciones especificas para atender un problema de desarrollo. Puede ser realizado e implementado por diversas organizaciones públicas y/o privadas, la sociedad civil e individuos que compartan una misma visión. Estas acciones articulan procesos que están enfocados en mejorar y garantizar derechos sociales y el bienestar de poblaciones vulnerables en diferentes ámbitos de su vida.

 

Algunos principios básicos para la elaboración de un PDS son:

 

Objetivo: Identificar los objetivos generales y específicos del PDS, a corto mediano y largo plazo.

 

Diagnóstico: El diagnóstico consiste en analizar una problemática específica. En este paso hay que identificar las problemáticas y posibles soluciones, así como definir las áreas de operación en donde éstas se contextualizan, por ejemplo salud, educación, nutrición, vivienda, vulnerabilidad, seguridad social, empleo, reducción de la pobreza y desigualdad de ingresos, igualdad, equidad, acceso a bienes y servicios, justicia social, reconocimiento de la diversidad y/o derechos humanos. Se recopila y ordena la información necesaria para elaborar una valoración acerca de la situación actual a la que se enfrenta la población meta. Definir las características demográficas y el entorno geográfico (considerando la zonas núcleo y áreas de impacto) económico y social del problema, es muy importante para poder hacer un buen análisis de la información. También se deben considerar los antecedentes en torno a esta problemática. Es decir, definir qué se ha hecho en torno a la problemáticas, quiénes lo han hecho, cómo y porqué. En este proceso se pueden identificar posibles aliados y potenciales patrocinadores y donantes para el proyecto. De esta manera se obtienen conclusiones y se hacen hipótesis con una visión más amplia, al tiempo que se visualiza la viabilidad del programa. Al definir las causas y efectos de las posibles soluciones, y sus principales fortalezas y debilidades, se pueden proponer acciones que permitan los cambios necesarios para generar el impacto social buscado. En esta etapa el valor del diseño no solo viene en la habilidad de hacer trabajo de campo o saber de procesos y metodologías, la capacidad de organizar y comunicar gráficamente cualquier idea nos ayuda a visualizar y analizar la información de forma única y creativa que deriva en aproximaciones únicas y diferentes a las problemáticas.

 

Procedimientos y metodología (marco teórico): Para poder definir cómo abordar las problemáticas, cómo recopilar, ordenar y analizar la información y cómo detectar los  impactos, logros, retos y aprendizajes del programa,  debemos definir nuestro marco teórico y metodologías. Hoy en día hay muchas metodologías que podemos aplicar en los proyectos, tanto para trabajo de campo como para trabajo de escritorio, para lograr distintos objetivos. En esta etapa el pensamiento creativo ha sido clave para mi. He logrado aplicar procesos de diseño y creativos a casi cualquier metodología de desarrollo social. Creo que la perspectiva de diseño es capaz de revolucionarlas todas aportando nuevos pasos creativos dentro de las mismas o desarrollando materiales generadores de ideas y herramientas visuales para la captura, ordenamiento y análisis de la información. Podemos mencionar algunas metodologías y técnicas recurrentes en los PDS como: la investigación cuantitativa, cualitativa e interpretativa, estadística en la investigación social, desing thinking, metodologías participativas (diseño participativo), metodologías comunitarias, observación científica (investigación científica), Evaluación Rural Rápida (Rapid Rural Appraisal, RRA) y Planeación de Proyectos Orientada a Objetivos (ZOPP, por sus siglas en alemán). Algunos métodos para recopilar y analizar la información son: encuestas, grupos de enfoque, mesas de moderación, cuestionarios y entrevistas online, uno a uno, o grupales, triadas, método Delphi Brainstorming o Lluvia de ideas, métodos proyectivos y aprendizaje cooperativo. Esta etapa no sólo sirve para llevar a cabo el análisis de la evolución y el estado actual de las principales variables asociadas a los problemas, identificar los elementos y cambios que aportan a la determinación de causas y consecuencias de las problemáticas, y entender las causas estructurales y efectos del problema, también es uno de los procesos para identificar (nuevos) indicadores y recolectar información de éstos.

 

Impacto (metas): Definir los alcances finales del PDS es elemental para no perderse en la investigación o durante la implementación del programa. Las metas expresan la dirección y  los límites de las acciones específicas, son la línea basa para la planeación metodológica y operativa, así como para el presupuesto (financiamiento del PDS), y están asociadas a los indicadores. Deben ser: cuantificables, relacionadas a los objetivos, factible de alcanzar (en cuanto a plazos y recursos).

 

Instrumentos de evaluación y control: Monitoreo, en los PDS, se puede explicar como el proceso continuo de observar, documentar y analizar el desarrollo de una acción o situación por medio de distintas herramientas como indicadores, diagnósticos o recolección sistémica de datos. La evaluación constante de las metas y contextos a los que nos enfrentamos es importantes en el análisis de impacto, resultados y para detectar cambios provocados o requeridos por el PDS durante la implementación del mismo. Por medio de esta herramienta el espíritu de análisis genera la mejora continua de los PDS.

 

No olvidar: Todo PDS tiene dentro de sus lineamientos un cronograma con los tiempos de ejecución definidos y las fuentes de financiamiento que permiten un presupuesto programado, los requerimientos de recursos (monetarios y en especies) identificados, las corresponsabilidades de donantes y benefactores así como condicionantes del financiamiento.

 

 

La intención de este capítulo en esta columna es proveer información útil que permita identificar los lineamientos generales de un PDS con el fin de que los diseñadores podamos reflexionar y expandir nuestra creativa y flexible visión a otras disciplinas; en particular  para que podamos incursionarnos en el mundo del desarrollo en México. Nuestra visión puede lograr que los procesos de diseño de los PDS sean cada vez más incluyentes, participativos, innovadores y tengan una visión holística. Después de casi cinco décadas que los diseñadores logramos amplificar el concepto tradicional de “diseño” hacia diseño de metodologías y estrategias, nos encontramos en un punto importante en donde hay que seguir explorando el potencial del diseño en mundos ajenos, acercando disciplinas y relacionando conceptos de todos los campos, generando asociaciones de nuevas ideas con viejas ideas, prototipando y proyectando un México incluyente.




Edición 47
Enfoque: Patricia Urquiola, Salón Macrotendencias 1a edición, 10 años de Design House y Macrotendencias: contexturas Serrano Monjaraz.