22 julio 2020

La construcción de una práctica –Alejandro Tapia

El ideal sería estar sentado en una tabla de dibujo, diseñando y soñando, pero es súper aburrido; se necesita acción y eso lleva a tomar una actitud más que un proceso. -Alejandro Tapia, fundador y director de Manada Architectural Boundaries

Por: Redacción

Fotos: Jaime Navarro (fotografía de arquitectura), Duilio Rodríguez (retrato)

“Tengo en el tintero los proyectos de construir un par de barcos desde hace 16 y 14 años, respectivamente; los cuales no pienso abandonar y estoy en el proceso de prepararme para llevar a cabo. En la lista de pasos por ir resolviendo: para el 2020 tengo que saber navegar y después tengo que mandar las maquetas de los prototipos de los barcos a Holanda o a Italia para que pasen ciertas pruebas. Calculo que me faltan otros 15 años más y todo el dinero para lograrlo, pero alguien me compartió lo que creía Picasso, quien decía que ‘una vez que existe una idea en tu cabeza y sabes como hacerlo, ya no hay necesidad de hacerlo’. No sé qué tan cierto sea, pero lo que sí es un hecho es que no voy a desistir”, platica con mucho entusiasmo Alejandro Tapia, socio director del despacho Manada Architectural Boundaries –fundado en el 2007– creador de proyectos como Cervecería Polanquito, Ensayo 4, Mythos, Element Studios y Casa Orizaba que reflejan su inquietud y constante evolución en construcción, producción y fabricación de productos, artículos y espacios en varias gamas de escala; además de la fabricación de algunas de las piezas y sets de Macrotendencias, un proyecto creado por Glocal Design.

 

“Actualmente –continúa Tapia– estoy trabajando en la consolidación de Manada, que antes era un taller de manufactura, pero que ha crecido y ahora construimos y también diseñamos en varias escalas. Colaboramos con otros despachos como sus constructores y fabricantes, cómplices y confidentes; a mí lo que mas me gusta es poder aprender de tantas personas como sea posible. Hasta ahora hemos trabajado con arquitectos, diseñadores y artistas, esto nos ha dado una experiencia realmente amplia en muy poco tiempo, además de una curiosa lista de aventuras dignas de contar una novela”.

Para Tapia, pocas cosas hay tan divertidas como lo que él y su equipo tienen que resolver en el día a día. “Nunca he sentido que estoy trabajando, es como despertar dispuesto a divertirme, pues le juegas a todo: desde cómo ser plomero hasta carpintero, fotógrafo, productor, constructor y creador”.

Manada propone una práctica activa, flexible y permeable bajo las estrategias  que cada proyecto demande, siempre involucrándonos con otros o en los proyectos de otros, que se conviertan maestros, colegas y amigos, la construcción de una práctica, es una colección de objetos multi-escalas, lo mismo un banco que un edificio, una colección  de amigos a lo largo del tiempo. “Que cuando veas atrás no veas fotografías bien tomadas de las obras si no veas los anécdotas y todas las cosas que lo construyeron, las cosas que importan”

 

La oficina ha coleccionado de todo, desde proyectos comerciales, retail, tiendas de lujo restaurantes,  casas, departamentos, edificios habitacionales, juguetes urbanos, objetos escenográficos y mobiliario.

“Todo eso a partir de la decisión de no conformarnos con nuestra practica y nos involucrarnos  con las más posibles, otras oficinas,  y que nuestra practica no fuera lineal, que siempre estuviera en acción, que no hubiera tiempo de pensar en nada, que las conexiones entre un edifico y una mesa aparentemente inexistentes,  pero que al final la idea de una te complementa la otra.”

 

Como en todo tejido, la intención principal es conectar partes desarticuladas. Pero no todo tejido se hace bajo las mismas condiciones.

Manada, con gran astucia y con lo que con cada proyecto de esta oficina de arquitectura se va volviendo ya una estrategia reconocible de operar, ellos desarrollan un sistema constructivo que, por una parte les permita responder conscientemente al costo y los tiempos de obra que el cliente requiere al tratar las piezas del sistema bajo una misma lógica de ensamblaje, al mismo tiempo que permite responder puntualmente a condiciones especificas del programa y del espacio.

 

manada.mx




Edición 56
Archetonic: El entendimiento de un entorno y su pasión por el detalle | Especiales: Co-living, vivienda para nuevas generaciones; Baños y Cocinas y Especial Color | Su Espacio: Elizabeth Gómez Coello, viajes, arte, libros y plantas | Diseño + Ciudad: Escuela Jojutla, Alberto Kalach | Diseño + Empresa: Nike, entre el espacio y la tierra | Atelier Glocal: Entre porcelana y contemporaneidad | Residenciales: Casa Dos Cajueiros, Cueva Fotocatalítica-MM, Casa Ombra y Upper West Side Apartment