04 septiembre 2018

Cosm | Studio 7.5

Una silla tan agradable a la vista como lo es para sentarse. Desempeño que convive con la estética.

Por: Redacción

Fotos: Cortesía

Herman Miller, la prestigiosa marca de diseño e innovación en el lugar de trabajo, presenta su más reciente invención: Cosm by Studio 7.5. Una silla diseñada con el único objetivo de responder una pregunta: ¿puede una silla ser tan cómoda que las personas olviden que están sentadas? Gracias a sus materiales únicos, ofrece una consistencia de comodidad y rendimiento incomparables, ideal para todo tipo de cuerpo.

El prestigioso despacho holandés Studio 7.5, fue seleccionado por Herman Miller para llevar a cabo este proyecto, que se basa en la libertad como principal motor de creatividad, utilizando ésta para crear soluciones destinadas a mejorar las condiciones de las personas en el trabajo.

Uno debe tener una silla que le permita cambiar de postura tan fácilmente como sea posible”, mencionó Roland Zwick cofundador de Studio 7.5, “Aquello sólo se puede lograr con un asiento correctamente ajustado, por lo que queríamos construir una silla que hiciera esa parte por ti”, concluyó.

Cosm es el parteaguas de una nueva generación de sillas, con diversos ajustes que permiten obtener un mayor confort en cualquier espacio de trabajo. Cabe destacar que es también la primer silla con una inclinación automática gracias a su patentado sistema Auto Harmonic Tilt™ Intercept Suspension™.

La sofisticada silla con diseño ergonómico, que se creó con el propósito de permitir la sensación de cero gravedad fue diseñada por Carola Zwick, Roland Zwick y Burkhard Schwitz de Studio 7.5. Los diseñadores explican que toda la magia se encuentra debajo de su asiento. La inteligencia tecnológica le permite adaptarse rápidamente a la forma del cuerpo, creando un confort personalizado con solo sentarse, sin necesidad de ajustes complicados.

La estética “sumergida en el color” de Cosm es diferente a cualquier otra silla de oficina. Logra una coincidencia precisa de color en los metales, plásticos y telas que la componen; fue un desafío técnico que requirió una gran cantidad de matices. Los resultados de estos esfuerzos son tonalidades frescas y compatibles con la paleta de colores de otros muebles de Herman Miller.

Las opciones de colores sumergidos permiten a los diseñadores crear soluciones visualmente interesantes y armoniosas para cualquier espacio de trabajo. Los tres nuevos colores, fueron propuestos por Laura Guido-Clark, Directora Creativa de Innovación de Materiales de Herman Miller, quien menciona que están destinados a “fomentar una gran conexión, creatividad, productividad y, en última instancia, una mayor prosperidad para todos”.

 

hermanmiller.com




Edición 47
Enfoque: Patricia Urquiola, Salón Macrotendencias 1a edición, 10 años de Design House y Macrotendencias: contexturas Serrano Monjaraz.