17 agosto 2020

Cabañas ecoturísticas: Oculus

Creado por Aidia Studio, Oculus es un proyecto que propone la instalación de suites ecoturísticas en el desierto de Rub’ al Khali, Abu Dhabi, en los Emiratos Arabes Unidos.

Por: Redacción

Fotos: cortesía Aidia Studio

El diseño de las cápsulas habitables Oculus está inspirado en el comportamiento de determinados organismos del desierto que a través de características específicas en su anatomía son capaces de auto sombrearse para reducir su temperatura interna y al hacerlo pueden sobrevivir a las temperaturas extremas de los climas desérticos. La adaptabilidad que demuestran a través de un rendimiento discrecional sensible a la temperatura les permite aumentar la actividad durante la noche cuando el calor retrocede.

 

Por sus características, estas cápsulas habitables para el desierto se transforman en diferentes configuraciones según la hora del día, el clima y las necesidades programáticas de los usuarios, es decir, ya sea que quieran observar las estrellas, la vida silvestre o simplemente disfrutar el espacio en la intimidad.

Para cumplir con sus funciones, el Oculus ha recibido un sistema de sombreado versátil que se contrae y retrae según sea necesario. En la corona, el sistema de la piel se pliega hacia abajo revelando una cúpula acrílica sin marco que permite vistas ininterrumpidas de la vía láctea en el firmamento.

 

Durante el día, la piel se retrae hacia los lados abriendo la parte delantera de la cápsula y habilitando las puertas en la parte frontal. La piel también se puede desplegar por completo para mayor privacidad, filtrando el calor y permitiendo que la luz sea más habitable. Cuando se despliega por completo, la cápsula se camufla y sus alrededores pasan desapercibidos para la fauna silvestre.

La idea principal detrás de los paneles de sombreado radial que recubren la cabina es mejorar el rendimiento ambiental del módulo a través del auto-sombreado. El diseño está inspirado en la naturaleza y en varios ejemplos de especies de cactus desérticos que presentan gruesas pieles exteriores, pliegues y aletas que difunden el calor y la radiación solar. Esto se materializa mediante el despliegue de sesenta paneles de sombreado articulados que crean un enrejado denso que protege la cabina. Para adaptarse a la curvatura de la cápsula, los paneles se densifican hacia la corona y, al hacerlo, aumentan su capacidad de reflexión de la fuerte radiación solar vertical.

 

Como el desierto de Rub’ al Khali no tiene escasez de luz solar, el diseño propone incorporar células solares sensibilizadas por colorantes (DSSC) altamente flexibles que se producirían cosiendo electrodos textiles en la tela de sombreado. Debido a la gran cobertura del textil y la capacidad de las celdas DSSC para producir energía eléctrica fotovoltaica, incluso en iluminación de bajo nivel, la energía producida debería ser suficiente para satisfacer las necesidades de cada cabina. Además, la cápsula estará equipada con un tanque de agua que incluye un sistema de filtración y reciclaje de aguas grises.

 

aidia-studio.com




Edición 57
GLR Arquitectos: La búsqueda del refinamiento | The New Normal, ser voz y eco | Ferias de diseño: adaptación con talento y creatividad | Actuales: Table, Tori Tori; Showroom, Casa Quieta; Host, Hotel Tepoztlán | Autos: Seat Ateca | Cromático: Lara Hnos. | Luminaria: Ula Light | Taller: Namuh | Diseño + Ciudad: Centro Cultural Mexiquense | Su Espacio: Rosa Agraz y Alejandro Solís, urbanidad entre calles empedradas | Residenciales: Casa MM, Casa Valle, Casa Bautista, Casa del Agua y Casa Cedros.