Steelcase | WorkCafé

Compartir

7/11/2016

Créditos: Texto redacción Fotografías cortesía Steelcase

El diseño, la comodidad y las facilidades tecnológicas tienen un gran impacto en la productividad de los colaboradores en una compañía. De esto trata el concepto: WorkCafé, que más que una cafetería moderna y bien equipada, es un espacio conformado por áreas –como salas lounge y piezas de arte– en medio de las cuales las personas puedan relajarse, colaborar e innovar.

Este tipo de espacios también es conocido como el ‘tercer espacio’ de trabajo, ya que combina la comodidad de ‘trabajar en casa’ con las funciones y herramientas que existen en una oficina. La ventaja recae en la mayor flexibilidad que brinda para que los empleados elijan un lugar que se adapte a su estilo y dinámica laboral, tiempo disponible, actividades del momento e incluso de acuerdo con su estado de ánimo.

La firma de mobiliario para oficinas Steelcase realizó una encuesta sobre la importancia e impacto del WorkCafé y descubrió que el engagement –o sentido de pertenencia– está directamente relacionado con el control que cada persona tiene sobre su lugar de trabajo. Cuando los empleados tienen la libertad de elegir dónde y cómo trabajar, están más comprometidos con su empresa. De ahí la importancia de contar con un espacio en donde puedan recargar energía y despejarse. Sin embargo, la mayor parte de las compañías no cuentan con sitios así.

El objetivo del WorkCafé es que los empleados visualicen el trabajo de forma distinta y se escapen de la rutina sin salir de la oficina. Esta es una propuesta que conquista a organizaciones de todo el mundo porque contribuye a encontrar un balance en el ajetreado estilo de vida actual.

El WorkCafé consiste en diseñar diferentes áreas donde la gente pueda concentrarse fácilmente y trabajar en equipo sin preocupaciones, logrando, por ende, sentirse bien. Para este objetivo, Steelcase recomienda cuidar tres niveles de bienestar que empiezan en el diseño:

  1. Cognitivo: el lugar aprovecha soluciones como paredes de colores neutros para evitar la distracción, persianas y sistemas para controlar durante el día la iluminación –tanto natural como artificial– o mesas agrupables para que la gente cuente con el apoyo de otros compañeros.
  2. Físico: el objetivo es crear ambientes dinámicos que permitan tomar un descanso de la rutina y que no sólo tengan muebles confortables y ergonómicos. Pueden ir más allá con opciones saludables de comida, espacios al aire libre o salas para tomar una siesta de vez en cuando.
  3. Emocional: para muchas empresas, la formalidad ya no es tan importante como la interacción social y esto se ve reflejado en áreas más abiertas para comer, tomar café o platicar. Por esto, apuestan por colores más alegres, piezas de arte e incluso música para levantar el ánimo.