Recubre celebra 31 años de vestir los hogares mexicanos

Compartir

2/08/2017

Créditos: Fotografía cortesía Recubre

Texto por GLOCAL

Hace más de 30 años, cuando la empresa mexicana Recubre empezaba a comercializar pisos y recubrimientos, no existían productos como el porcelanato; todo era únicamente cerámica y en formatos muy habituales de piezas de 30x30 centímetros. No había mucho atrevimiento por hacer otros formatos e incluso las texturas tampoco eran tan variadas ni propositivas. “Hoy el cambio es radical”, platica José Antonio Barrientos Vargas, director comercial de la compañía, que este año cumple 31 años distribuyendo marcas europeas –como Colorker, Saloni e Inalco– y nacionales de revestimientos, muebles para baño y grifería.

José Antonio, quien aportó mucho de su conocimiento del mercado para la creación del Workshop Recubre ubicado en Paseo de las Palmas en la Ciudad de México, nos cuenta que los formatos grandes tanto para pisos como para paredes son la tendencia actual en cerámicos; los formatos pequeños ya quedaron relegados. “Ahora, se puede construir o transformar cualquier espacio de la casa u oficina y elegir materiales como los porcelanatos en formatos rectangulares (30x60 ó 40x90 centímetros) que antes no se veían. Incluso los decorados pueden ser en colores vivos y en texturas que se encaminan más hacia lo natural”.

La durabilidad es otro tema en el que también se ha evolucionado. “En años anteriores –agrega José Antonio–, los pisos y recubrimientos tenían una garantía de 5 a 10 años. Quizá algunos productos muy exclusivos podían extender su respaldo hasta unos 15 años, pero no más. Hoy, lo menos que puede ofrecer cualquier fabricante es de 15 años en adelante y normalmente un cambio o renovación se da por cuestiones de moda o porque la obra se tiene que remodelar, no por motivos de uso o de desgaste”.

En cuanto a texturas se está trabajando en que éstas sean más naturales; de tal modo que si un recubrimiento imita la madera o la piedra, la idea es que también se sienta así. “Curiosamente, a los mexicanos las texturas que más les gustan son la piedra natural, la duela de madera y los mármoles brillantes”, finaliza José Antonio, no sin antes invitarnos a experimentar su Workshop Recubre de Paseo de las Palmas, creado como un espacio de inspiración y desarrollo para arquitectos, desarrolladores y diseñadores de interiores de México.