Entrevista | Hannes Van Severen

Compartir

2/05/2017

Créditos: Fotografías Cortesía

Por Cecilia Avila

“Como una hoja de papel que espera a que alguien se acueste en ella”, así describieron el diseño de su última colección de sillones los creativos de la firma de origen belga, Muller Van Severen, quienes realizaron estos originales asientos como parte del mobiliario de las casas del proyecto español Solo, (donde cada arquitecto y diseñador construye el hogar de sus sueños). La colección Wire S#, elaborada con una red de acero inoxidable, estuvo en exhibición en la galería Solo de París.

La escultora, Hannes Van Severen y el fotógrafo, Fien Muller fundaron el estudio Muller Van Severen, donde suelen fabricar diferentes tipos de muebles. Glocal Design Magazine platicó con Hannes sobre su nueva colección de sillones y otros interesantes temas.

Uno de los retos a los que se enfrentan los creativos cuando se disponen a elaborar un nuevo objeto, es encontrar el balance entre funcionalidad y estética. Para Hannes este balance es muy importante. “En el estudio queremos crear algo que tenga una apariencia escultural y que al mismo tiempo sea funcional. Cuando agregamos algo al diseño tiene que tener sentido de una manera funcional”, comenta la artista, quien actualmente vive y trabaja en Ghent, Bélgica y que tiene una formación académica en Bellas Artes con especialidad en escultura.

Para la pareja de artistas, quienes hicieron su debut en el mundo del diseño en 2011, es muy importante la relación que existe entre los materiales que eligen y el mueble u objeto que van a diseñar. Sus diseños son una búsqueda constante para realizar muebles más interesantes desde un punto de vista escultural.

En la colección Wire S# la idea de trabajar con una red de acero inoxidable surgió como una forma de acentuar los espacios abiertos de una casa y lograr, al mismo tiempo, que los sillones fueran adecuados para usarse tanto al interior como al exterior de ésta. “Puedes ver a través del objeto y apreciar la arquitectura del lugar. La transparencia hace al objeto presente y ausente al mismo tiempo, mientras continúa siendo un objeto escultural”, dice Hannes, quien considera que, lo más importante a la hora de comenzar a diseñar algo nuevo es cuestionarse si a ellos les gustaría tener ese objeto en su propia casa o en su jardín. Para ella es una prioridad pensar como si ellos fueran su propio cliente.

Los materiales, la vida cotidiana, el arte, la arquitectura, el color y el diseño son las fuentes donde Hannes y Fien encuentran la inspiración para diseñar. Pero no sólo ahí, Hannes considera que la inspiración puede llegar a través de una extensa variedad de fuentes y que éstas, no siempre tienen una relación con el arte.

“Algunas veces es difícil entender de dónde vienen las ideas, de repente te das cuenta de que tienes muy claro cuál es el siguiente paso a seguir. En un principio trabajamos una idea con muchas emociones, pero después tiene sentido concretar esa idea usando determinadas formas, materiales y colores”, relata la artista.

Cada día de trabajo para Hannes es diferente, no puede decir que siga una metodología específica pues, desafortunadamente para ella, tiene que ocupar muchas horas de trabajo en cosas administrativas, hacer negocios también es importante para que el estudio sea rentable. “Algunas veces tenemos que enviar correos electrónicos, hacer archivos para concursos, atender juntas, otras; visitamos fábricas de materiales. Pero lo que más nos gusta son las horas que pasamos realizando un prototipo en el estudio y creando una nueva colección de piezas para una muestra en algún museo o galería. Tener hijos también nos impulsa a trabajar solo en ciertos horarios”, finaliza Hannes.

Galería