Entrevista | Gregory Emvy

Compartir

9/05/2017

Por Martha Lydia Anaya

“Al igual que los artistas, los arquitectos crean objetos tangibles, con sus propias herramientas, para comunicar sus pensamientos y sentimientos”, nos cuenta el artista plástico ruso, Gregory Emvy, que formó parte de los talentos emergentes participantes en Art Basel, de Miami, en 2016.

“Colecciono ideas de diferentes lugares para luego combinarlas y hacer de esos colores, formas, textiles, materiales… una interpretación que, a mi manera, revele una percepción del mundo. Hago preguntas todo el tiempo y de esas respuestas que me va dando la gente, van surgiendo las ideas para crear mi arte. Por ejemplo, caminando por las calles de la Ciudad de México me topé con el Museo Soumaya, cuyo ‘trapezoide plateado’ no sólo me maravilló sino que también me inspiró para crear algunas de mis piezas”, nos cuenta el artista ruso Gregory Emvy, con quien platicamos durante una de su visita a la Ciudad de México.

Graduado en una escuela de arte en Nizhy a los 16 años y después de cursar la universidad de arte en Rusia, ha ido mostrando su trabajo en la escena internacional; el año pasado, por ejemplo, formó parte del grupo de artistas emergentes que se presentó Art Basel Miami, donde exhibió una colección de sus obras inspiradas en el colorido de la flora y la fauna.

Para él, “el arte contemporáneo es ecléctico y no tiene fronteras, es audaz y desafía formas, materiales y métodos estándar. Está lleno de energía humana. El arte es todo, menos arrogante; es comprensible y accesible. Un artista contemporáneo podría no tener las mismas habilidades, conocimientos o antecedentes como los artistas del pasado. Sin embargo, lo que nos conecta entre generaciones son las ideas. El proceso creativo está envuelto alrededor de ideas”, dice Gregory, declarado admirador de la arquitectura mexicana, particularmente de las catedrales de Puebla donde hace algunos meses estudió una residencia de arte.

En agosto próximo planea presentar varias de sus piezas en México, para lo cual ya está en pláticas con diversas galerías, así como abrir un estudio en nuestro país y trabajar en proyectos de arquitectura. “La arquitectura es el lenguaje de los gigantes, el mayor sistema de elementos visuales jamás creado por la humanidad. Al igual que los artistas, los arquitectos crean objetos tangibles, con sus propias herramientas, para comunicar sus pensamientos y sentimientos”, concluye el artista.